Twitter Facebook Instagram YouTube
BUSCAR
06 de Enero de 2021
CONICET: investigan si las pulgas ocasionan cuadros febriles en humanos
Científicos del Centro de Estudios Parasitológicos (CEPAVE) analizan parásitos en animales domésticos y silvestres que funcionan como vectores de organismos patógenos.
Compartir Facebook Twitter
En esta nota: CEPAVE, CIC, CONICET, UNLP, Parásitos

Un equipo de investigación del CONICET analiza la función de vector de organismos patógenos de parásitos en animales domésticos y silvestres.

Investigadores e investigadoras del Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE), perteneciente al CONICET, el Centro de Investigaciones Científicas de la provincia de Buenos Aires (CIC) y la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) investigan la posible asociación entre distintos cuadros febriles que afectan al ser humano y la presencia de parásitos en animales domésticos y silvestres. 

Los científicos del CEPAVE analizan como pulgas y ácaros pueden afectar la salud humana, con el antecedente de pestes y pandemias que ya se expandieron a lo largo de la historia. 

"Son cuadros que, por tener síntomas comunes como cefaleas, dolores musculares o sarpullidos, están subdiagnosticados pero hay reportes que muestran casos de pacientes muy graves que fueron picados por una garrapata, y eso nos llevó a preguntarnos si otros ectoparásitos ?parásitos que viven por fuera del cuerpo de su hospedador? podrían estar también participando como transmisores teniendo en cuenta que muchas veces comparten los mismos hospedadores", explicó Marcela Lareschi, investigadora del Conicet. 

La peste bubónica, el antecedente 

La científica -que se encuentra a cargo del Laboratorio de Ectoparásitos en Animales Silvestres, Domésticos y Humanos en el Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (Cepave, Conicet-UNLP-asociado a Cicpba)- recordó que la peor pandemia que sufrió la humanidad fue la peste bubónica, con tres brotes descomunales en los que murió más de un tercio de la población mundial, y cuya causa fue una bacteria transmitida por las pulgas de las ratas. 

"Siempre me gusta recordar ese antecedente porque normalmente pareciera que las pulgas no hacen nada, y la verdad es que son reservorios de pestes tanto como las garrapatas o los mosquitos, solo que están menos estudiadas", afirmó. 

Fiebres manchadas 

Un comunicado del Conicet La Plata precisó que, con énfasis en pulgas y ácaros, se estudia a los distintos ectoparásitos de pequeños roedores y marsupiales, como las comadrejas, ya que son los mamíferos que albergan a la mayor diversidad. 

Además de su importancia en tanto parásitos, las pulgas y los ácaros cumplen un papel fundamental como vectores, es decir "vehículos" de distintos organismos patógenos ?causantes de enfermedades? y que necesitan pasar por ellos antes de llegar a otras especies a las que sí infectan y perjudican. 

En este sentido, dos géneros de bacterias despiertan especial interés en el grupo: rickettsia y bartonella, responsables de un conjunto de enfermedades conocidas comúnmente como "fiebres manchadas", que afectan al ser humano y que, aun siendo potencialmente mortales, no causan mayor preocupación en la población. 

"Son cuadros que, por tener síntomas comunes como cefaleas, dolores musculares o sarpullidos, están subdiagnosticados. Pero hay reportes que muestran casos de pacientes muy graves que fueron picados por una garrapata, y eso nos llevó a preguntarnos si otros ectoparásitos podrían estar también participando como transmisores teniendo en cuenta que muchas veces comparten los mismos hospedadores", relató Lareschi. 

Como la correcta identificación de las especies es un gran desafío, los animales silvestres y sus ectoparásitos están mucho menos estudiados que los domésticos, pero el problema se agrava cuando los límites entre unos y otros se vuelven difusos. Con lugar de trabajo en el Instituto Nacional de Medicina Tropical (INMeT, ANLIS-Ministerio de Salud de la Nación) ubicado en la ciudad misionera de Puerto Iguazú, Mara Urdapilleta es becaria del Conicet y realiza el procesamiento de muestras en el Cepave. 

"El avance de las zonas urbanas provocó una drástica reducción de la ecorregión de la selva paranaense. Esa fragmentación del hábitat obligó a los animales silvestres a adoptar hábitos sinantrópicos, es decir, relacionados a las actividades humanas, llevando con ellos a sus parásitos y las bacterias asociadas", explicó la especialista. 

Fuente: Télam. 

Compartir Facebook Twitter
En esta nota: CEPAVE, CIC, CONICET, UNLP, Parásitos
CEPAVE CIC CONICET UNLP Parásitos
Te puede interesar
El CONICET acordó financiamiento para pr...
Santa Fe: La UNL y el CONICET desarrolla...
Filmus: "El aumento a los investigadores...
La Pampa: Filmus anunció inversiones par...
CONICET: los salarios se deterioran y se...
Twitter
Facebook
Suscribite
Te puede interesar
El CONICET acordó financiamiento para pr...
Santa Fe: La UNL y el CONICET desarrolla...
Filmus: "El aumento a los investigadores...
La Pampa: Filmus anunció inversiones par...
CONICET: los salarios se deterioran y se...
SEGUINOS
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados
by Proweb Solutions
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados