Twitter Facebook Instagram YouTube
BUSCAR
19 de Agosto de 2021
Chile: Estiman que el sector solar creará 60 millones de empleos para 2050
Un artículo publicado por la Universidad Austral de Chile, junto a investigadores finlandeses, analizó el impacto económico y productivo de la transición hacia energías renovables.
Compartir Facebook Twitter
En esta nota: Chile, Energía Solar, Energías Renovables, Combustibles, Universidad Austral

Una trabajo de la Universidad Austral de Chile estimó el impacto laboral del sector solar, para 2050.

Investigadores de la Universidad Tecnológica de Lappeenranta-Lahti (LUT), en Finlandia, y de la Universidad Austral de Chile, han publicado un estudio en el que se estima que la industria solar requerirá 60 millones de puestos de trabajo directos para 2050, frente a los 7 millones del año pasado. 

El artículo "Job creation during a climate compliant global energy transition across the power, heat, transport, and desalination sectors by 2050", publicado en la revista Energy de este mes y en el sitio web ScienceDirect, estima que la energía solar representará el 45% de los puestos de trabajo netos generados en todo el mundo a medida que los combustibles fósiles y la energía nuclear se vayan eliminando en favor de las energías renovables. De esos puestos de trabajo en el sector fotovoltaico, según el estudio, 44 millones corresponderán al segmento de la generación de gran escala y 16 millones a las instalaciones de autoconsumo. 

Los autores del estudio prevén 8 millones de puestos de trabajo en el sector eólico hasta 2025, antes de que la cifra descienda a 5-6 millones hasta mediados de siglo. El cambio se producirá cuando la tecnología fotovoltaica sea más rentable que los aerogeneradores a mediados de la década, según el documento. 

Los autores del estudio afirman que sus cifras son más precisas que los intentos anteriores de cuantificar los beneficios en materia de empleo del cambio a las energías renovables porque incluyen los beneficios directos de la creación de empleo en los sectores de la calefacción, el transporte y la desalinización, así como el número de puestos que se generarán en la transmisión y distribución de electricidad. Las cifras también incluyen los puestos de trabajo que generará la generación con combustibles fósiles y la nuclear, principalmente en el ámbito del desmantelamiento de dichas instalaciones. 

Vehículos eléctricos 

Los autores señalan, sin embargo, que si bien sus estimaciones incluyen las tecnologías de almacenamiento de calor y energía y power-to-X, como la producción de hidrógeno verde, las cifras no incluyen los puestos de trabajo que podrían generar los vehículos eléctricos de propiedad privada (VE). 

Desglosando en las cifras, el documento estima que la generación de energía apoyará 69 millones de puestos de trabajo a mediados de siglo, frente a los 20 millones del año pasado, mientras que la calefacción suministrará 28 millones de puestos para ese momento, las redes eléctricas unos 22 millones, las tecnologías de almacenamiento unos 10 millones y los combustibles 5 millones. Los puestos de trabajo de operación y mantenimiento supondrán unos 42 millones de empleos en 2050, según el documento, junto con más de 40 millones de puestos de trabajo de construcción e instalación, y más de 23 millones de puestos de trabajo de fabricación, frente a los 6 millones del año pasado. 

El factor clave de la creación de empleo prevista es la estimación de que los 563 puestos de trabajo específicos requeridos por cada TWh el año pasado aumentarán a 1.000 a mediados de siglo, lo que confirma la teoría de que las energías renovables requieren más mano de obra que las instalaciones de combustibles fósiles y nucleares. 

Los autores del estudio afirman haber incluido en sus cálculos el efecto de la automatización, al reducir la intensidad de la mano de obra a medida que disminuyen los gastos de capital y operativos de las energías renovables: "Cabe esperar que la creación de empleo se reduzca a medida que las tecnologías, y la producción de las mismas, maduren". La probabilidad de que los puestos de trabajo posteriores a la transición energética estén, por término medio, mejor cualificados que los que se ocupaban en la energía el año pasado se postuló como algo positivo, y los autores del documento afirmaron que la mayor demanda de formación puede satisfacerse con buenas políticas. 

Inevitablemente, el estudio de LUT sugiere que la creación de empleo no será universalmente uniforme en las nueve regiones en las que el informe divide el mundo. Por ejemplo, Eurasia, Oriente Medio y Norte de África, América del Sur y el África subsahariana pueden esperar tener menos puestos de trabajo directos relacionados con la energía en 2050 que los que tenían el año pasado, y los académicos indican que esta última sufrirá la caída más pronunciada sin ofrecer una cifra en el resumen del documento completo. 

En cambio, el noreste de Asia puede esperar tener 600.000 puestos más de este tipo a mediados de siglo, mientras que el sur de Asia experimentará un aumento de 400.000 puestos, Europa ganará 270.000 puestos y el sureste asiático y América del Norte avanzarán en 210.000 y 73.000 puestos, respectivamente. 

Ganancias absolutas 

Según el estudio, la dependencia de los combustibles fósiles de regiones como Oriente Medio y Norte de África, Eurasia y el sur de Asia significa que estas zonas representarán una parte menor de los puestos de trabajo en el sector de la energía dentro de tres décadas, aunque los autores se esforzaron en señalar que se espera que las cifras absolutas de puestos de trabajo aumenten debido a ese aumento de la intensidad de la mano de obra. 

Europa, que el año pasado representaba el 7% de los puestos de trabajo en todos los sectores considerados en el estudio, será la gran ganadora, con una parte del pastel que se estima en un 12% en 2050. América del Norte mantendrá su cuota del 10%, según el documento de LUT, y el sur y el noreste de Asia combinados se deslizarán sólo un poco, pasando de ?más del 50%? de esos papeles energéticos el año pasado a ?algo menos del 50%? en 2050. Estas mesetas equivalen a que los 5 millones de puestos de América del Norte del año pasado pasen a ser 12 millones y que el volumen de empleos se duplique en las dos regiones asiáticas mencionadas. 

Los países de Oriente Medio y Norte de África, el Sudeste Asiático y el Pacífico, y Sudamérica verán cómo su proporción en el total de puestos de trabajo directos en el sector de la energía se reduce en un 2%, aunque el número de puestos de trabajo absolutos aumente, y Eurasia verá cómo su porcentaje del 8% del año pasado se reduce al 7% en 2050. En el resumen (abstract) del documento no se ofrece una proporción global para el África subsahariana, pero los autores señalan que esta región será la más beneficiada en cifras absolutas por la transición energética, ya que los 2 millones de trabajadores dependientes de la energía que había el año pasado en la región se convertirán en una fuerza de trabajo de 12 millones a mediados de siglo. 

Compartir Facebook Twitter
En esta nota: Chile, Energía Solar, Energías Renovables, Combustibles, Universidad Austral
Chile Energía Solar Energías Renovables Combustibles Universidad Austral
Te puede interesar
Electromovilidad: En 2035, Chile sólo ve...
Chile: 27 universidades acuerdan proyect...
Chile inició la producción de hidrógeno ...
Juan Carlos Fernández: "IMPSA es la únic...
Modernizarán el equipamiento de una red ...
Twitter
Facebook
Suscribite
Te puede interesar
Electromovilidad: En 2035, Chile sólo ve...
Chile: 27 universidades acuerdan proyect...
Chile inició la producción de hidrógeno ...
Juan Carlos Fernández: "IMPSA es la únic...
Modernizarán el equipamiento de una red ...
SEGUINOS
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados
by Proweb Solutions
Twitter Facebook Instagram YouTube
Periferia 2019 © - Todos los Derechos Reservados